lunes, 14 de enero de 2013

La balanza de Games Workshop


Games-Workshop me desconcierta. Mucho. Su evolución desde los años 80 es más que palpable y, si bien es cierto que sus miniaturas actuales gozan de un dinamismo y detalles que ya quisieran otras, también se hace más que evidente que, en algunos casos, se hace realidad el verso de Manrique "cualquier tiempo pasado fue mejor".

¿Recordáis aquellos años en que parecía que el rojo era el único color de la gama de Games-Workshop? Rojo Sangre y Verde Goblin servían para pintar casi cualquier ejército. Guantes rojos, botas rojas, capas rojas, cuernos rojos... todo Rojo Sangre, iluminado con tonos rosas o, a veces, ligeramente naranjas (llamémoslo, en un alarde de imaginación, "el periodo menstrual de la gran G"). Tiempos que, al menos en cuanto a pintura, creo, nadie echará de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...